¿Cómo se produce el desarrollo del lenguaje?

¿Cómo se produce el desarrollo del lenguaje?
Un día cualquiera, el menos esperado, mientras te encuentras ocupada en tus quehaceres, de buenas a primeras el bebé balbucea ¡mamá!

Te toma un momento recuperarte, ha dicho su primer palabra. Hoy es un dia especial y, al que jamás olvidaras.

Desde antes que la criatura nazca ya se produce el desarrollo del lenguaje. Ya en el vientre materno, el feto reconoce la voz de la madre y los sonidos familiares. Desde la semana 32 de gestación el feto ya cuenta con todos los elementos para oír: orejas, sistema nervioso y el desarrollo cerebral de todas las áreas necesarias para tal fin.

Todo está en la mente. En la actualidad no son pocos los especialistas que sostienen, que de alguna forma el ser humano lleva almacenada en su mente todas las estructuras necesarias para el aprendizaje del lenguaje. Tal el caso del lingüista del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Noam
Chomsky, quien sostiene que pareciera que el cerebro nace con un inventario mínimo para aprender a hablar, pero una vez nacido, a este inventario se le atrofian algunas opciones, al tiempo que se fortalecen otras.

Basados en esto es que muchos lingüistas, a ultranza defensores de la estimulación temprana, coinciden en asegurar que la edad adecuada para aprender un lenguaje es hasta los cinco años de vida. Aseguran que ante la exposición del niño a un lenguaje, es más que suficiente para que lo hable igual que su lengua materna. De modo tal que el lenguaje materno va a diferir del paterno, o del país donde vivan, lo más acertados sería entonces hablarles en estos
lenguajes, ya que el niño tendrá la capacidad de comunicarse con igual solvencia en dos idiomas a la vez.

Un largo camino recorrido Toda mamá pueda dar cuenta de los sonidos guturales de la criatura, esa especie de juego sonoro consistente en la repetición de sonidos, por lo general silabas, mientras está jugando, come o está de buen ánimo. Nos encontramos frente a una etapa muy importante, ya que en si misma constituye la verdadera práctica para el manejo del dialecto. Es de está manera como el niño va comenzando a practicar los fonemas de su lengua, y además práctica la motilidad de lengua, labios y cuerdas vocales.

Pero de ahí, a darle significado a las palabras existe un largo trecho. Recién entre los 8 y 10 meses comenzaran a comprender las primeras palabras, casi siempre lo primero es su nombre, seguido de palabras sencillas como “no”, “agua” y “papa”. La práctica de la vocalización
comenzara a ser más articulada pareciéndose cada vez más a palabras reales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario