El embarazo y sus mitos



El embarazo y sus mitos
Tenemos que hablar del embarazo como un estado natural de cualquier mujer. Esto significa que el cuerpo de la mujer está preparado para estos cambios, una mujer embarazada no es una mujer impedida, al contrario, está capacitada para trabajar igual que antes de su nuevo estado, no podrá hacer esfuerzos físicos muy grandes pero sí una actividad física saludable, como puede ser andar, nadar, y una gimnasia adecuada. Es más no solo podrá tener actividad física sino que es recomendable.

Pocos momentos tiene la vida de las personas que despierte más dudas e incertidumbre como el del embarazo. Es entonces, algo natural, pues desde los inicios mismos de la humanidad viene despertando asombro y curiosidad, ya que presenciar el nacimiento de un ser humano no ha dejado de ser algo maravilloso. Pero este tema, también ha suscitado infinidad de mitos y leyendas, puede porque en otras épocas era causa de una gran mortalidad en madres y neonatos.

En pleno siglo XXI es hora de dejar de lado ciertos mitos que no tienen ningún fundamento. Por este tiempo la ciencia nos brinda herramientas que nos permiten comprender el milagro de la vida.
De épocas de la abuela “El sexo del bebe lo indican la altura y forma de la panza”.
“La embarazada debe comer por dos”. A favor de la ciencia, por favor: no, no y no. Si debe comer saludable, pero por ella y no por dos. La idea es que coma mejor y no mayor cantidad.

“Si no como lo que me dicta mi antojo mi bebé va a nacer con una mancha igual al antojo”. ¿Donde está escrito?. Los antojos son deseos de comer determinados alimentos, y están fundamentados como necesidades del tipo fisiológico y aspectos psicológicos de la madre. Las manchas en la piel del bebé no tienen nada que ver.

Otro mito muy común, es pensar que “la forma de la cara de la embarazada nos indica el sexo del bebé”. La forma que toma la cara de la madre es provocada por las hormonas en sangre, por el grado de hidratación y la posible retención de líquidos, y también de cómo el embarazo afecta la piel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario