La llegada del hermanito


La llegada del hermanito
Con gran ilusión, mamá y papá desbordantes de alegría, llaman a su hasta ahora único hijo, el mayor, lo sientan y le cuentan la gran novedad con la mejor de las sonrisas. Está en camino un hermanito/a. Pero quien puede imaginar la reacción que tendrá el niño, este tipo de noticias
puede que para los más chicos no sea todo lo buena que si es para los padres.

¿Cómo va a reaccionar esa cabecita?

Puede que hasta los seis años o quizás más, hasta los ocho, el niño reaccione de manera poco feliz ante la llegada de un hermanito/a, puede terminar en algo que los padres no imaginaron.

La causa principal de está reacción son los celos. Para el niño, un hermanito es lisa y llanamente un intruso que viene a compartir con el algo de su pertenencia hasta ese momento, el amor y atención de los padres.

Pero como dice alguna ley de Murphy “Si algo se puede complicar, pues entonces se complicara” Si se da el caso que el primer niño es aún pequeño, digamos, cercano a los dos años, el panorama se va a complicar bastante con el conocido “complejo de Edipo”, que va aparecer cuando el niño comience a notar la relevancia del padre en la vida de la madre, y la importancia que tiene para la madre.

Otra cosa que comenzara a dar forma en su cabeza es el rol que juega el hombre en la concepción, y pasa a darse cuente que de alguna forma el tiene algo que ver. Todos estos pensamientos son inconscientes, y a todos nos pasan. Están en los genes de la raza. Entonces no hay nada de que alarmarse. No vamos a criar a un Charles Mason en potencia, hay que entender que estás fantasías constituyen la psiquis del ser humano, al menos es lo que dice mi psicoanalista.

Esto no me gusta nada de nada Casi de manera inmediata, el niño comenzará a fantasear sobre el origen de los bebés. En este punto es muy importante contestar todas y cada una de las preguntas que nos haga, ello debe ser de la manera más clara posible, sin darle muchas vueltas y de acuerdo a su edad.

Debemos evitar caer en las fabulas como la del repollo, la de la cigüeña o que los bebes vienen de París o algún cuento similar. Siempre lo mejor es decir la verdad, como al abogado o al médico, la verdad biológica es lo aconsejable, des luego que adaptada a la edad del niño.

Cuando ingrese en su mente dicha verdad, lo más probable es que aparezcan los celos, los que se encargará de repartir entre el bebé por llegar y el padre, quien a partir de ahora e interpone entre él y su amada madre. Esto no es para preocuparse, es muy común que suceda. Está es una etapa para apelar a toda la paciencia. Asegurarle que vas a amarlo de igual forma que hasta el momento, y deberás ir ubicándolo en su nuevo rol, el de hermano mayor, quien va a ser su “guardián” y tendrá un lugar muy importante en su vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario