Las contracciones, ¿cómo reconocerlas?


Mujer embarazada
Por lo general toda mujer que todavía no ha tendido hijos, cuando escucha de boca de otras que si los tienen, hablar sobre las experiencias vividas

durante el embarazo, el tema de las contracciones siempre se hace presentes. Pero, ¿Cómo las reconocen si no saben lo que son?.
Comencemos desde el principio para tratar de entender de qué se trata esto de las contracciones. El útero es un órgano formado por un músculo, que se contrae y relaja no sólo en el momento del embarazo, aunque sus movimientos pasan desapercibidos.

Desde el mismo momento de la concepción hasta aproximadamente la semana 30 las contracciones son casi imperceptibles.

En está etapa son dos los tipos de contracciones que se producen:
Están las contracciones muy suaves llamadas de Álvarez, y son muy frecuentes.

Y están las contracciones más intensas y esporádicas conocidas como contracciones de Braxton Hicks. En este caso la embarazada las siente de manera ocasional porque el abdomen se endurece sin presentar dolor. Y luego de la semana 30, aumenta su frecuencia e intensidad.

Sobre la fecha del parto las contracciones ya cambian a ser las de parto. Está es la etapa llamada de preparto, son contracciones similares a las de parto pero se presentan mucho más espaciadas, se puede dar el caso que desaparezcan por horas y luego vuelvan. En está etapa ya se ha ingresado en la etapa final del momento del parto.

Una vez llegado el momento del parto se incrementa la contractilidad uterina, logrando en está etapa una intensidad y frecuencia efectiva, que tiene como objetivo la modificación del cuello uterino. Este es el periodo conocido como dilatante. En está etapa las contracciones se presentan aproximadamente cada 2 o 3 minutos.

La dilatación del cuello uterino a medida que va en progreso, se incrementa la actividad uterina que al llegar a su pico máximo, con la ayuda de los pujos se produce en esperado parto.

Las contracciones van a continuar aún luego del parto para la expulsión de la placenta. Lo que puede llevar entre 15 minutos y en algunos casos hasta una hora.

En el puerperio, durante la etapa de postparto, van a continuar las contracciones, pero estás ya serán suaves e indoloras.

Una gran mayoría de mujeres tienen miedo al dolor, y el pensar en sufrir dolor en las contracciones las atemoriza, pero deben saber que así como todos los físicos de las personas no son iguales tampoco lo son las contracciones, estás también son muy diferentes, por eso es muy importante no adelantarse al momento de tenerlas, si no se van a asustar, o ponerse nerviosas y llegado el momento de parir lo más probable es que si duela, porque lo que potenciara a las contracciones es el estrés. Recomendamos hacer un curso de gimnasia pre-parto dónde te enseñarán a respirar adecuadamente en el momento de las contracciones, y te evitarán mucho dolor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario