Ataques de pánico

Ataques de panico

Cuidado con los ataques de pánico

La ansiedad es una impresión natural que admite una conducta aceptable ante las situaciones que estimamos peligrosas. Cuando la ansiedad aventaja en frecuencia, intensidad o duración, deja de ser normal para convertirse en un problema.

Esto es lo que ocurre con las crisis de pánico, también llamadas crisis de ansiedad o crisis de angustia, donde la persona experimenta altísimos niveles de ansiedad, tan intensos que le llevan incluso a paralizar del miedo..

En este trastorno emocional, la investigación es la mejor prevención. Entender qué es el pánico y cómo se puede controlar es una forma de perderle el miedo y es el primer y paso para superar la molestia.

Las crisis de pánico son episodios que llegan repentinamente y no se asocian a ninguna situación específica. Aparecen de forma transitoria y aislada con miedo o malestar intenso, acompañado de síntomas, que llegan de forma brusca y alcanzan su máxima expresión en los diez primeros minutos.

Algunos síntomas son:
  • Pulsaciones, agitaciones del corazón. 
  • La persona suda .y muchas veces tiembla 
  • Siente que se va a ahogar y le falla el aliento.. 
  • Incomodidad respiratoria. 
  • Arcadas y fatigas estomacales. 
  • Vaivén, vértigo y desfallecimiento. 
  • Impresión de sentirse en otra realidad y fuera de sí. 
  • Un miedo incontrolable a volverse loco o morirse. 
  • Rigidez y escalofrío. 
  • Estremecimientos y bochornos. 

Algunas personas advierten ataques de pánico frecuentemente mostrando dudas y terror al pensar que se va a volver a repetir, además al pensar en las causas para la salud que esta crisis pueda traer. Si es así y no es causado por ningún dispendio de sustancias o enfermedad, entonces puede ser que el individuo tiene un trastorno de intranquilidad.

Dicha dificultad, produce cambios reveladores en la vida de las personas. Pero el más importante es cuando el individuo sufre con un gran nivel de incomodidad en circunstancias que si aparece el pánico resulta dificultoso o confuso salir o bien no dispone de ayuda. La situación sobreviene con casi todos los pacientes.

En el momento que ocurre esto, además del diagnóstico ya dicho el individuo tiene agorafobia. Los escenarios donde se ven agorafobias se encuentran la fobia a viajar en bus, estar solo afuera de la casa, viajar en tren, estar en partes donde hay cantidad de personas como conciertos, centros comerciales, restaurantes, viajar en avión o apartarse de zonas seguras. Por ejemplo ir al campo donde posiblemente no haya un hospital cercano, en fin, todo lo que de inseguridad le causa pavor.

Por qué aparecen las crisis de pánico 

Una crisis de pánico puede aparecer con una sobrecarga de los niveles de ansiedad que sufre el paciente por el aumento de la adrenalina. Existen individuos que toman de forma muy exagerada ciertas señas biológicas así como la frecuencia respiratoria o el ritmo cardiaco o que son muy sentimentales.

Al ver un cambio, lo explican como peligroso y comienzan a desarrollar el pánico, activando el Sistema Nervioso.

Un factor que influye para que aparezcan los ataques de pánico, es el consumir cosas que afecten el sistema nervioso como el consumo de estimulantes y altas cantidades de cafeína. Además la abstinencia de varias sustancias como él (cigarrillo, alcohol) pueden ejecutar estos sucesos.

El padecer enfermedades como las arritmias, el hipotiroidismo, el hipertiroidismo entre otras, también puedes ser causa de las crisis de pánico.

La experiencia del pánico es muy desagradable. Por eso, a muchos pacientes les horroriza el hecho de que la crisis vuelva a aparecer afirmando que sufren de “miedo al miedo”.

Cuando se presentan crisis, lo más importante es hacer todo el esfuerzo de continuar una vida de tranquilidad y evitando el estrés. Es lo mejor que puede hacer para evitar el efecto del pánico. Así un individuo posea causas de riesgo genético, pueden atenuarse continuando una forma de vida apropiada sin el consumo de sustancias estimulantes.

Si todavía a pesar de hacer estos esfuerzos, se comienza a sentir una dificultad de pánico, es vital denominar la sensación. Tener una respiración de manera abdominal y lenta, controlando la respiración y afianzando mentalmente a la vez, que la crisis no avanzara más.

Cómo se trata una crisis de pánico

A causa del peligro que tiene la persona de la fobia a situaciones que cree son delicadas, y la consiguiente limitación de desempeñarse en forma normal, es aconsejable y sano que reciba una atención especial por parte de un psicólogo para prevenir que la enfermedad trastorne su vida diaria.

Cuando se inicia un tratamiento psicológico guiado por un profesional, este trata enseñarle a la persona enferma algunas estrategias y maneras de intervenir positivamente frente a una crisis, hasta que logre dominar los temores y algo muy importante es que orienta para que afronte con seguridad lo que le causa miedo.

El procedimiento psicológico en casos especiales, se puede y debe combinar con remedios que formulados por un doctor en psiquiatria. Las medicinas corrientemente usadas para tratar los ataques de pánico son más que todo para la depresión y también las benzodiacepinas.

¿Qué hacer si se presenta una crisis de pánico?

Lo mejor para prevenir una crisis cuando se presenta, es hacer el esfuerzo de mantener un ritmo de vida sin alteraciones, manejando las situaciones estresantes. Puede suceder que una persona tenga riesgos por herencia genética, pero estos riesgos se pueden hasta ignorar si se evitan sustancias estimulantes pero más que todo si hay una decisión de mantener un estilo de vida correcto y saludable.

Una recomendación final: en caso de presentir que se va a tener una crisis de pánico, es muy significativo mantenerse firme en el sentido de no sugestionar y lo que se debe hacer es comenzar a practicar con ejercicios de respiración lenta y ventral. Las crisis se pueden evitar si se logra controlar la respiración, haciendo en forma paralela un ejercicio mental de auto sugestión positiva. Aspirar e inspirar el aire usando una bolsa de papel, reduce esa impresión atormentadora de los ataques de pánico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario